Sol y salud. Campaña de prevención del cáncer de piel con Avène

La marca dermocosmética Avène renueva sus productos solares para este año 2013, pensados para proteger tu piel de las consecuencias más peligrosas que puede tener la exposición al sol, como la aparición de quemaduras, manchas, lunares e incluso, el cáncer de piel. Se mejoran las texturas, ahora son más transparentes y de rápida absorción, totalmente tolerantes para las pieles de todo tipo, y con ingredientes calmantes como su ya famosa agua termal, además de antioxidantes y fotoprotectores que garantizan una exposición al sol saludable pero, sobre todo, más segura.

Presentación Avène2

El sol, ¿amigo o enemigo?

El sol es una fuente de vida indispensable para el desarrollo de toda forma de vida, sin embargo su radiación puede resultar perjudicial para el organismo, especialmente para la piel.

La energía que llega a la Tierra está compuesta por infrarrojos, que proporcionan una sensación de calor y bienestar, y son también los responsables de los golpes de calor y las insolaciones; la luz visible, antidepresivo de choque que favorece al mismo tiempo el envejecimiento cutáneo; los rayos ultravioletas A (UVA), que estimulan la pigmentación y, por tanto, el bronceado. Son muy penetrantes, alteran las fibras elásticas y son responsables del envejecimiento prematuro de la piel; y los rayos ultravioletas B (UVB), que estimulan la melanina, lo que provoca, en 48h, la aparición del bronceado. Favorecen la síntesis de la vitamina D, responsables a corto plazo de las quemaduras y, a largo plazo, del envejecimiento prematuro de la piel y de algunos cánceres de piel.

Cartel campaña sol y salud lazo naranja

El bronceado, reacción de defensa natural de la piel

Bajo la influencia de los rayos ultravioletas A y B, los melanocitos sintetizan la melanina en cantidades mayores. Este mecanismo celular se activa progresivamente: tras varios días de exposición al sol, aparece el bronceado, que constituye una protección natural de la piel frente a los UV (en especial los UVB). Sin embargo, no resulta una protección suficiente para prevenir los efectos nocivos del sol.

El bronceado no detiene la totalidad de los rayos ultravioleta. Los UVB y los UVA pueden ser los responsables de la aparición de los cánceres cutáneos a largo plazo. Por esta razón, es esencial prevenir la piel siguiendo los consejos de un buen uso del sol.

Avène solares

No todos somos iguales frente al sol. Todo depende de nuestro fototipo. Éste viene definido por el color de la piel, del cabello, la tendencia a las quemaduras solares y la aptitud del bronceado. Estas particularidades están genéticamente programadas. Una vez conocemos nuestro fototipo y las condiciones de exposición solar (piscina, playa, montaya o nieve) ya podemos elegir la fotoprotección mejor adaptada a nuestra “sensibilidad” natural al sol.

Cómo elegir bien el fotoprotector

Para escoger el fotoprotector hay que tener en cuenta dos factores principales: el tipo de piel y las condiciones de exposición solar. En el caso de las pieles intolerantes, como las alérgicas, atópicas o la piel de los bebés es aconsejable la utilización de protectores solares sin filtros químicos y sin perfume, con un índice de protección SPF 50+. Los niños deberían protegerse siempre y en cualquier tipo de exposición solar con un índice SPF 50+.

Para las pieles extremadamente sensibles al sol (fototipos 1 y 2) se aconseja la utilización del índice SPF 50+ en cualquier tipo de exposición solar. Para el resto de pieles el índice de protección irá en función de las condiciones de exposición.

Presentación Avène1

Existen otras circunstancias en las que se recomienda siempre la utilización de un índice 50+ como la toma de medicamente fotosensibilizantes, manchas en la piel, durante el embarazo, personas con vitíligo o con lupus eritematoso, transplantados o que hayan padecido cáncer cutáneo, tras actos dermatológicos o quirúrgicos, o bien para prevenir el envejecimiento cutáneo.

Diez consejos para exponerse al sol con total seguridad

1. Aplicar el protector solar antes de la exposición al sol y renovarlo frecuentemente, sobre todo, después de cada baño.

2. Exponerse al sol progresivamente y evitar las horas centrales del día, entre las 12h y las 16h.

3. Evitar las sesiones bronceadoras con rayos UVA, ya que contribuyen a la aparición de cánceres cutáneos y aceleran en envejecimiento.

4. En niños menores de 3 años limita la exposición solar a los extremos horarios, principio de la mañana o final de la tarde y protégeles siempre con un fotoprotector de factor alto. La piel tiene memoria de las radiaciones recibidas y puede tener consecuencias graves en su edad adulta.

5. No olvides que también puedes quemarte realizando cualquier actividad al aire libre como montar en bicicleta, pasear, o realizando algún deporte. Hay que protegerse cada vez que nos exponemos al sol.

Familia en la playa

6. Ten en cuenta aquellas circunstancias que comportan un riesgo suplementario o una falsa seguridad como la altitud, nubosidad, superficies reflactorias como la nieve o el viento, que también pueden quemar la piel.

7. Protégete con gorra y gafas de sol con cristales homologados capaces de filtrar los rayos UVA y UVB. A los niños, además, protéjalos con una camiseta seca y opaca.

8. Sécate muy bien después de cada baño, el “efecto lupa” de las gotas de agua favorece las quemaduras y disminuye la eficacia de los protectores solares.

9. Bebe agua en abundancia y frecuentemente. El sol deshidrata nuestro organismo. Vigila sobre todo a las personas mayores, cuya sensación de sed está atenuada y a los niños, cuya necesidad de agua es importante y sus centros de termoregulación son todavía inmaduros.

10. Si adviertes que una peca o lunar cambia de forma, tamaño o color consulta a tu dermatólogo.

Y además…

– Dúchate o báñate con regularidad y humedécete la cara y el cuerpo varias veces al día con un vaporizador.

– Come como de costumbre, si es necesario fraccionando las comidas, y preferentemente frutas y hortalizas (por su alto contenido en agua)

Gama renovada de Avène “Toque Seco”

La nueva gama solar al Agua Termal de Avène se renueva en 2013 para mejorar la eficacia fotoprotectora, así como la tolerancia y el agrado cosmético.

Se reduce en un 20% la concentración total en filtros, y ofrece una máxima protección con solo 4 filtros fotoprotectores. Ofrecen una alta protección anti-radicales libres gracias al Pre-tocoferil, 8 veces más eficaz que la vitamina E.

Bodegon Avène Avène niños

Son de nuevas texturas, transparente sobre la piel, ‘oil-free’, sin marcas blancas, acabado mate y toque seco. Las nuevas fórmulas se dan en toda la gama SPF 50+ (excepto el Stick 50+) y en ‘Cleanance Solar SPF30 y Spray SPF30.

Además, no puede faltar el Agua Termal de Avène, un imprescindible para calmar, refrescar y desensibilizar el rostro o el cuerpo en todas las situaciones en las que la piel te pide algo de calma como pueden ser los casos de eritema solar, irritación o picor, tras realizar deporte o en los viajes.

Agua termal Avène

Un pensamiento en “Sol y salud. Campaña de prevención del cáncer de piel con Avène

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s