Si hay que tomar antibióticos, mejor que sean naturales!

El pasado día 18 de noviembre se celebra el Día Mundial del uso responsable de antibióticos, y con motivo de esta fecha la Asociación de Profesionales de Terapias Naturales, quiere reivindicar el papel de los antibióticos naturales como método alternativo para la curación de infecciones.

Y es que ya sabemos que las prácticas abusivas en el uso de antibióticos como la automedicación, la interrupción de los tratamientos o una prescripción incorrecta, puede provocar que las bacterias se vuelvan más resistentes y que disminuya la capacidad antibiótica de diversas sustancias.

Roberto San Antonio, Presidente de la APTN_COFENAT afirma que “es sabido por todos que, cuando los antibióticos se usan incorrectamente o por razones equivocadas, las bacterias se vuelven inmunes.

Por este motivo, debemos hacer más caso a los remedios naturales para paliar infecciones sin necesidad de recurrir a los antibióticos químicos. Los antibióticos naturales proceden del mundo vegetal y son capaces de inhibir el crecimiento de microorganismos o de eliminarlos. Los principales son:

Ajo: Sin duda el mejor bactericida y antiviral natural. La alicina, ingrediente activo del ajo, también ataca y destruye una amplia variedad de virus, así como infecciones bacterianas. Es eficaz para curar la gripe, resfriados, sinusitis, infecciones por cándidas y gripes digestivas.

Cebolla: De la misma familia del ajo es uno de los mejores remedios naturales para combatir procesos infecciones del aparato respiratorio (gripe, bronquitis, faringitis…). Usada externamente también se considera un buen desinfectante.

Equinácea: Es efectiva por su capacidad para estimular el sistema inmunitario, produciendo más glóbulos blancos.

Romero: Considerado el ginseng ibérico contiene más de 40 principios antibacterianos y más de 20 antivíricos. Usado en infusiones puede ayudar a combatir los gérmenes de las enfermedades respiratorias o intestinales.

Miel y Propóleo: La miel tiene propiedades antisépticas, expectorantes, cicatrizantes y vigorizantes. Es buena para las infecciones de bronquios y la tos además de cómo pomada antibiótica para las heridas e infecciones de la piel. El propóleo es otro poderoso antibiótico que fabrican las abejas para protegerse de las infecciones. Se utiliza para heridas o lesiones externas.

Por último, San Antonio advierte que “hay que ser conscientes que los antibióticos están perdiendo eficacia a un ritmo impensable, precisamente por su consumo indiscriminado. Si se sigue administrando antibióticos al ritmo actual, podemos experimentar un retroceso médico y que, una simple infección bacteriana normal, pueda suponer un grave riesgo para el enfermo. Por este motivo reivindicamos el uso de los antibióticos naturales, porque no tienen efectos secundarios y su eficacia se ha demostrado a lo largo de la historia”.

Como conclusión, San Antonio añade que “hay que replantear nuestro estilo actual de vida. Un sistema inmune fuerte nunca enferma pero, debido al estrés y a los actuales hábitos alimenticios incorrectos se somatizan enfermedades y esto conlleva que se deprima el sistema inmune, y se produzca la enfermedad física en nuestro organismo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s