En vacaciones, que la alimentación no te pase factura!

Cuando estamos de vacaciones, nos apetece relajarnos en todos los sentidos, incluido en el tema de la alimentación. Son días en los que tenemos comidas o cenas familiares, y en los que nos apetece darnos algún que otro capricho en los restaurantes, sin embargo, hay que tener cabeza para que no nos pesen demasiado cuando volvamos a nuestra rutina diaria.

La Semana Santa coincide con la llegada del buen tiempo, un periodo en el que todos queremos cuidarnos un poco más para el verano, por eso es conveniente en estos días de vacaciones que se acercan, poner en práctica unos consejos para disfrutar de nuestro merecido descanso, pero vigilando que la alimentación no nos pase factura.

Estos son los consejos que nos propone Nutricion Center para que nuestro cuerpo no se resienta demasiado en Semana Santa:

Intentar comer de forma saludable: Ya se sabe que estamos de vacaciones y que “un día es un día”, pero aunque es difícil controlarse, cabe recordar que también hay platos saludables en las cartas de los restaurantes, con los que compensar otros más copiosos.

No comer como si se acabara el mundo: Si salimos a comer fuera no sabemos como son las raciones ni los platos que nos van a servir, por eso es mejor ir pidiendo poco a poco que pedir mucho al principio y vernos en la obligación de terminarlo. Siempre es mejor no quedarse con sensación de pesadez e hinchazón, sobre todo, si hablamos de una cena.

Compensar: Si sabemos que vamos a tener una de esas grandes comilonas, podemos alternar con una cena ligera a base de verdura, persaco o carne a la plancha, por ejemplo, y viceversa si es la cena la que va a ser fuerte.

No saltarse ninguna comida: Lo de las cinco comidas al día es algo que no podemos pasar por alto. Si no hacemos alguna, nuestro cuerpo se vuelve “ahorrativo” porque no sabe cuanto tiempo pasará hasta que vuelva a recibir comida, depositando grasa como si fueran sus provisiones.

Mantenerse activo: El aburrimiento abre el apetito y, si hemos elegido un destino playero en vacaciones, toda una mañana al sol puede darnos muchísima hambre. Por eso conviene mantenerse activo, podemos nadar, jugar a las palas, etc, en lugar de permanecer todo el tiempo en la toalla.

Come mucha fruta: Sobre todo a media mañana y a media tarde, y sin prescindir de la piel. También es un buen truco tomar una pieza de fruta y un vaso de agua antes de comer, para así no llegar con demasiado apetito a la mesa.

Beber agua: Empieza a hacer calor, y comienzan las excursiones y las salidas al aire libre. No olvides una gran botella de agua y beber frecuentemente, aunque no tengas sed, el cuerpo cuando siente la sed es por que ya ha empezado a deshidratarse.

Tomar alimentos depurativos: Infusiones, espárragos, alcachofas, calabacines o berenjenas son algunos de los alimentos que nos ayudan a evitar la retención de líquidos.

Mantener la actividad física: Estamos de vacaciones, sin estres ni prisas, disfruta caminando al menos 30-40 minutos al día o haciendo algo de footing, es la forma más eficaz de que nuestro cuerpo no acuse los caprichos que podamos darnos.

Relájate: Parece que las vacaciones están para eso, para relajarse, pero es sorprendente la cantidad de trabajo y preocupaciones que podemos llevarnos estos días. Intenta dejarlo todo cerrado y lo que quede pendiente, apúntalo en un papel para hacerlo a la vuelta. Durante las vacaciones, sólo preocupate de disfrutar y relajarte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s